Las formas del Cloro para tu Piscina

Como en el cine, vamos a comenzar por el final, y después volvemos: no debes utilizar nunca cloro en pastillas o en polvo para mantener tu piscina desinfectada. A medio plazo es muy nocivo. Sabemos que se siguen vendiendo, y mucho, pero debería casi estar prohibido.

Como ya explicamos en la Introducción al Tratamiento del Agua, tu piscina es un buen caldo de cultivo para gérmenes, sobre todo en verano. Necesitas un desinfectante, y el cloro es el más utilizado, porque tiene gran poder desinfectante, además es muy buen oxidante, y es barato y fácil de suministrar.

Si te decidiste por el cloro frente a los otros desinfectantes, debes saber que el cloro se degrada constantemente en su acción germicida/biocida, por lo que hay que suministrarlo a diario para mantener el nivel entre 0.7 y 1.5 ppm (partes por millón). Si el nivel de cloro baja, no solo no te proteges de las bacterias / gérmenes / patógenos, sino que las algas aparecerán.

El cloro se puede suministrar en varios formatos, vamos a revisarlos porque es muy importante el tipo de cloro que debes utilizar.

Cloros Estabilizados versus cloros No Estabilizados

En 1958 se descubrió que el ácido isocianúrico (un ácido débil) inhibía la destrucción del cloro por el efecto de la luz solar. En otras palabras, el ácido isocianúrico estabilizaba el cloro libre residual de la destrucción de la luz solar. Cuando se disuelven 25 ppm de ácido isocianúrico en el agua, el cloro libre residual permanecerá de tres a cinco veces más en el agua de la piscina que sin ácido isocianúrico. Por encima de 50 ppm no se observa ninguna mejora.

Cloros Estabilizados son TODOS aquellos que en su composición química incorporan ácido isocianúrico, en este grupo tenemos las pastillas de cloro, las pastillas multifunción y los cloros granulados (popularmente conocidos como «cloro de choque»)

Cloros NO Estabilizados son el resto de modalidades de cloro: Hipoclorito cálcico, Hipoclorito de litio, y el mas común de todos, el hipoclorito sódico también conocido como «cloro liquido», lejía, etc.
NOTA: el cloro que producen los cloradores salinos es hipoclorito sódico (No estabilizado).

SOBRE-ESTABLIZACIÓN: aunque el ácido isocianúrico es necesario para proteger el cloro de los rayos UV, también tiene un lado negativo. Al estabilizar el cloro libre, el ácido isocianúrico provoca que el efecto del cloro se retarde, volviéndose menos efectivo como desinfectante y oxidante. Esto se ha de compensar usando niveles más altos de cloro en el agua de la piscina.

TOXICIDAD: otro tema, especialmente importante, es la toxicidad del ácido isocianúrico. Aún cuando no se conocen casos de envenenamiento, NO esta permitido el baño en piscinas con un nivel del ácido isocianúrico superior a 100 ppm. Mas información sobre el isocianuro aquí


Cloro en Pastillas, Tricloro, o Sincloseno

Son el tipo de cloro estabilizado mas común. Las pastillas son muy cómodas, las pones en un dosificador, en el skimmer, …, y te olvidas. Se disuelven lentamente, son ligeramente ácidas (bajan algo el pH de la piscina), y aportan un 90% de su peso en cloro. Pero con el paso del tiempo la acumulación continua de isocianuro supone un problema importante.

El 99% de las pastillas que se encuentra en las tiendas están compuestas de tricloro (ácido tricloroisocianúrico), también llamado sincloseno.

¿Por qué no debemos abusar de las pastillas de tricloro? El tricloro contiene un 55-60% de ácido isocianúrico.

Como ya hemos explicado en una entrada anterior, el ácido isocianúrico se va acumulando en la piscina, y pasadas las 50 ppm provoca que gran parte del cloro no haga efecto. Y si el cloro no hace efecto, no te protege de los gérmenes en el baño, y las algas aparecerán. Aunque sigas poniendo más pastillas, el agua no será apta para el baño. Lo único que consigues es agrandar el problema…

Sí, has leído bien, una vez alcanzado el punto optimo de estabilizante (25-30ppm de isocianuro) prácticamente nunca deberías utilizar pastillas para tu piscinas. El único momento que podrías utilizarlas es justo después de llenar la piscina de agua nueva, para poder llegar a 30 ppm de ácido isocianúrico, ya que este ácido protege al cloro de los rayos UV. Es decir, es bueno hasta 30 ppm, y malo a partir de entonces y una pesadilla por encima de 75 ppm.

Te preguntarás por qué nunca te han advertido de ello la mayoría de tiendas de piscinas. Nosotros también nos hacemos la misma pregunta.


Pastillas multiefectos

Las pastillas multiefectos no son más que tricloro (el 90% de la pastilla), al que agregan antialgas, floculantes, y otros compuestos químicos (el otro 10%). Tienen los defectos del tricloro (del punto anterior), y además agregan más químicos que en la mayoría de los casos no se necesitan. Consiguen que te bañes en una «sopa de químicos«.

Lo mejor para no tener algas en mantener siempre un nivel de cloro (libre) óptimo, entre 0.7 y 1.5 ppm. Y lo mejor para tener el agua transparente es una buena filtración.


Cloro en polvo, cloro rápido, cloro de choque, o Dicloro

Primo hermano del tricloro, contiene un poco menos de ácido isocianúrico (un 50% aprox), no baja tanto el pH, aporta menos cloro (un 60% de su peso en cloro), y se disuelve rápidamente. Dado que se disuelve rápidamente se utiliza mucho para hacer tratamientos de choque de cloro.

Pero tenemos el mismo problema que con las pastillas (tricloro), y ese problema es el ácido isocianúrico. Por ello, nunca utilices cloro en polvo, salvo si quieres agregar rápidamente ácido isocianúrico, a tu piscina justo después de rellenarla.

Esto significa que todos los años, cuando quitas la lona después del invierno, no debes hacer un tratamiento de choque con este cloro, porque seguirá permaneciendo el ácido isocianúrico del año anterior. A partir de la primera vez, los siguientes tratamientos de choque (o supercloraciones) se deberian hacer con cloro líquido.


Hipoclorito de Calcio

Es la otra forma de obtener cloro en pastillas. Difícil de comprar, porque al ser más caras que el Tricloro no se suelen ver en las tiendas.

Es un cloro no estabilizado (sin ácido cianúrico), por lo que pensarás que estas sí que son tus pastillas: cómodas y sin isocianúrico. Pero hay que tener en cuenta que al contener calcio, suben ligeramente la dureza cálcica del agua. Por tanto es una buena opción en zonas de aguas blandas pero no tanto en sitios con aguas duras.


Hipoclorito de Litio

También es un cloro no estabilizado. Se suministra en polvo, y no tiene ningún efecto adverso. Has llegado a tu cloro sólido perfecto. Lo malo es que es muy caro y por lo tanto realmente difícil de conseguir.


Cloro líquido, lejía, o cloro líquido de piscinas

Es todo lo mismo, hipoclorito de sodio. Sí, el cloro de piscinas que compras en bidones de 20 litros en grandes almacenes es lo mismo que la lejía pura del supermercado. La diferencia es la concentración: el cloro líquido de piscinas suele tener entre un 14-20% de concentración, y la lejía un 3-6%.

Si te decides por la lejía, debe ser sin ningún aditivo, la que se llama «lejía apta para desinfección de agua«. La lejía con aditivos para la ropa u otros usos no sirve para tu piscina.

La gran ventaja del cloro líquido es que no agrega nada indeseado a tu piscina. Cuando lo disuelves genera ácido hipocloroso (que es el que desinfecta), y una cantidad mínima de sodio.

La única desventaja es que debes aplicarlo todos los días, y es más volumen.

Por eso se suelen utilizar dosificadores automáticos, como el PoolClear, que van suministrando cloro de un depósito poco a poco de manera automática y controlada por una sonda que mide el nivel de cloro disuelto. También agregan control de pH, y otras funciones de automatización.


Clorador salino

El clorador salino es otra forma de suministrar cloro de manera constante a tu piscina. Convierte la sal disuelta en la piscina en hipoclorito sódico, generando así el cloro que necesitas.

Cubriremos los cloradores salinos en más detalle, pero es como tener una mini-fabrica de lejía en nuestra piscina. No hacen ninguna otra magia, (diga lo que digan los folletos de comerciales), ya que la sal disuelta no es la que tiene ningún efecto beneficioso. La sal sólo sirve para que se pueda generar el hipolcorito sódico mediante electrolisis de aguas con sal.

Tienen la ventaja de la comodidad. Y la desventaja del coste inicial, el consumo energético, y que cada 3-6 años hay que cambiar el electrodo, que es un repuesto caro.


Recapitulación

  • No utilices cloro en pastillas (tricoloro) ni en polvo (dicloro) para tratar tu piscina de manera constante y continuada. Tienen ácido isocianúrico, que a medio plazo hace que tu agua no sea apta para el baño.
  • Se recomienda utilizar los cloros estabilizados (dicloro, tricloro, etc.) para agregar inicialmente una concentración de 30 ppm de isocianuro a una piscina que después tratarás con cloro líquido o clorador salino, o cualquier otro cloro no estabilizado.
  • Las pastillas de hipoclorito de calcio son una opción, en zonas con aguas blandas, porque incrementan la dureza del agua.
  • Por lo tanto, solo te queda como opción utilizar cloro líquido, o un clorador salino.
  • Insistimos, si vas a utilizar el cloro como desinfectante para tu piscina, y quieres tener el agua sana, tus únicas opciones son utilizar cloro líquido o un clorador salino.
  • El cloro líquido se puede echar a mano todos los días, o automatizar con aparatos de inyección continua, como el PoolClear.

Como siempre, esperamos vuestro comentarios.